El robot que tiene miedo del monstruo de las galletas

hal 9000

Dave, no continúes. No continúes. No continúes. Dave. ¿Continuarás Dave? ... Dave, no continúes... Tengo miedo. Tengo miedo ... Tengo miedo, Dave ... Dave ... No puedo pensar con claridad ... Lo siento ... Lo siento ... No puedo pensar con claridad ... No cabe duda ... Lo siento ... Lo siento ... tengo ... miedo

Recuerdo haber escuchado en más de una ocasión a alguno de mis profesores de ciencias naturales del colegio o del instituto decir que “el ser humano es el único animal racional”. Lo que nunca me han dicho y empiezo a entender ahora, es que el ser humano es el “más emocional de los animales”. Solemos dar mayor importancia a nuestra capacidad racional que a nuestra capacidad emotiva. No obstante, son las emociones las que nos mueven. Esto lo saben muy bien las empresas que gastan al año millones en marketing sólo para que asociemos sus marcas a determinados valores o emociones. ¿Alguien más ha escuchado Coca-Cola y felicidad en la misma frase?

Donald A. Norman, profesor de Ciencia y Tecnología de la Información y Psicología en la Norwestern University, además de ex vicepresidente de Apple Computer, junto con Andrew Ortony y William Revelle, también profesores del Departamento de Psicología de la Northwestern University, han realizado estudios de la emoción que han sugerido que nuestro cerebro funciona a través de tres capas diferentes.

La primera capa, la capa visceral, se encargaría de percibir el mundo que le rodea y hacernos reaccionar, por ejemplo, ante un peligro. La capa conductual sería la capa que realmente rige nuestro comportamiento y donde se determinan la mayoría de nuestras acciones. La capa más externa es la capa del pensamiento reflexivo.

En un experimento realizado en la década de los ochenta, Benjamin Libet pretendía recoger datos sobre como funciona nuestro libre albedrío, es decir, quería comprender cómo y dónde se originan nuestras decisiones. Libet pidió a varios voluntarios que hicieran determinadas acciones con sus brazos mientras registraba su actividad cerebral. Podríamos pensar que primero elegimos de forma consciente mover un brazo y entonces nuestro cerebro envía la señal al área motora y de ahí al brazo. Sin embargo, los datos recogidos parecían indicar que las áreas del cerebro encargadas del movimiento se activaban medio segundo antes de que los individuos fueran conscientes de su elección. Es decir, que primero movían el brazo y después eran conscientes de ello.

Hay investigadores, como Donald A. Norman, que piensan que sería una buena idea dotar a las máquinas de emociones diseñadas a medida que puedan serles útiles a la hora de tomar decisiones. Por ejemplo, podrían tener miedo a cosas que puedan resultar peligrosas para ellas, como las grandes alturas o el agua. Podrían sentir hambre cuando se les acabe la batería y que en ese momento dejasen pendiente lo que estuviesen haciendo para ir a alimentarse. O podrían sentir dolor en una pieza en la que hayan sufrido algún daño para evitar que por un sobreesfuerzo el daño acabe en una rotura más grave. Además podrían tener emociones placenteras que retribuyan una acción que les beneficie. Y podrían expresar estas emociones, bien a otras máquinas para organizarse con ellas en una tarea, bien para informarnos de su estado y que podamos ayudarlas.

Empiezan a aparecer también las primeras máquinas que reconocen nuestras emociones y actúan en consecuencia (por ejemplo, los coches que detectan el cansancio del conductor controlando sus ojos y la presión de las manos sobre el volante para recomendarle hacer una parada y descansar). Otro uso podría ser que las máquinas reconozcan si aprobamos o desaprobamos sus actos. De esta manera, serían capaces de aprender de nosotros.

Se han hecho algunos avances en computación cognitiva y afectiva. Un ejemplo de computación cognitiva es iCub, el robot humanoide que está aprendiendo a tocar música con un reactable. Pero sin duda, mi favorito es Leonardo, el robot peludo que tiene miedo del monstruo de las galletas.

Todavía estamos muy lejos de poder reproducir nuestras propias emociones en una máquina, entre otras cosas, porque no comprendemos del todo qué son nuestras emociones. Pero precisamente este tipo de investigaciones en computación cognitiva y afectiva nos ayudan a entendernos mejor.

Para terminar, os dejo con Kara, un vídeo de animación, realizado por Quantic Dream, que trata también el tema de las emociones en robots y que recuerda al final de 2001, Odisea en el espacio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: