Archivo de la etiqueta: neil harbisson

Diseñando sentidos

Cómo pasar de ser acromático a ser sonocromático

Hace poco leí una entrevista que hacían  a Neil Harbisson en elpais.com. Neil es la primera persona en el mundo en ser reconocida como ciborg por un gobierno. De pequeño le diagnosticaron acromatopsia, que es la incapacidad de percibir el color a través de la visión. Por eso diseñó un dispositivo llamado Eyeborg, un dispositivo que consta de un sensor que detecta el color y reproduce un tono sonoro en función del color percibido. Por ahora el Eyeborg va sujeto a su cabeza, pero se estaba planteando la posibilidad de implantarlo directamente en el hueso del cráneo.

Lo interesante de esto, no es el dispositivo en sí, sino la capacidad de Neil de oír el color. ¡Neil tiene un sentido que nadie más tiene! Incluso su pareja, Moon Ribas, tiene unas extensiones que parecen pendientes pero que en realidad son sensores de movimiento. Al principio me entusiasmé y pensé en las posibilidades que podría suponer una revolución cyborg en el mundo. Imaginé que todo el mundo querría implantarse aparatos eléctricos para aumentar sus capacidades.

En ese momento recordé la idea de Marshall McLuhan de que las herramientas que hemos desarrollado a lo largo de la Historia son en realidad extensiones de nuestro propio cuerpo. Para ilustrarlo, sería algo así como que la rueda es una mejora de nuestra capacidad de caminar y que el teléfono es una mejora de nuestra capacidad de hablar, o que la vivienda y la ropa son “capas de piel” que nos protegen del frío y de las agresiones externas. Entendí que en cierto modo, ya éramos ciborgs desde hace tiempo. Al usar un teléfono móvil ya estamos haciendo uso de un sentido o capacidad nueva, en este caso, la capacidad de comunicarte con una persona a distancia.

Entre implantarnos de forma permanente un dispositivo o usarlo de forma externa al cuerpo, como hacemos con cualquier herramienta, supongo que la mayoría preferiríamos la segunda opción, aunque sea simplemente por poder elegir si llevar algo encima o no. Después de mi entusiasmo ciborg inicial empecé a plantearme de qué maneras podríamos acercar la tecnología a nuestro cuerpo de la forma menos intrusiva posible. Y me topé con el proyecto Google Glasses.

Le veo muchísimas posibilidades a este proyecto para poder “diseñar nuevos sentidos”. Se puede obtener gran cantidad de información de nuestro entorno, procesarla y enviarla al usuario de diferentes maneras, mediante la reproducción de imagen y sonido o incluso producir vibraciones para estimular el tacto. No sería complicado desarrollar una aplicación que le permita al sistema operativo de unas gafas así hacer lo mismo que hace el Eyeborg o los sensores de movimiento de Moon.

Debo reconocer que también he pensado en los problemas de privacidad que pueden traer este tipo de gafas. Existe la posibilidad de que alguien pueda ver y oír lo mismo que yo en cualquier momento. De que alguien pueda estar escuchando lo que digo y siguiendo mis pasos. Y me preocupa bastante el uso que se le pueda dar a este tipo de información. No obstante, siempre hay gente preocupada por nuestra privacidad y que puede ayudarnos a protegerla.

Por cierto, la canción que suena de fondo en el vídeo y que el protagonista aprende a tocar en ukelele de camino a la azotea es Lover’s carvnigs, de bibio. Me encanta.

Anuncios
Etiquetado , ,